Polémica colocación de una "mastodóntica" escultura de la Virgen en una rotonda

Critican que además en el monumento se representarán los rostros de sus promotores

0
Dom, 16 Jul 2017

Es una polémica abierta en la gaditana localidad de Sanlúcar de Barrameda que viene de lejos. Desde que se conocieron los planes del Consistorio el debate ciudadano se abrió. El rechazo a la colocación de una "mastodóntica" escultura de la Virgen del Rocío en una rotonda pública y con figuras humanas en su base inspiradas en los rostros de sus promotores, ha aglutinado a numerosos colectivos en torno a la Plataforma Laicista. Dicha plataforma está compuesta por Cádiz Laica, Podemos, Izquierda Unida, Anticapitalistas, Marea Violeta, Club de lectura Mardeleva, Aula Gerión, USTEA, Comisiones Obreras, Foro por la Memoria Democrática, Ecologistas en Acción, Asociación de librepensadores Colom Víctor y un nutrido grupo de ciudadanía a título personal. Todos se han unido en un solo ente frente a la inminente colocación por parte del Ayuntamiento de Sanlúcar del llamado monumento al sentimiento rociero en un jardín de Bajo de Guía, quiere manifestar:

Imponer un símbolo religioso
Según esta plataforma el Ayuntamiento socialista de Sanlúcar de Barrameda impone un símbolo religioso en terrenos públicos, constituido por una mastodóntica escultura de la virgen del Rocío. En las últimas palabras públicas sobre el asunto, el alcalde Víctor Mora (PSOE) afirmaba que quería “contar con el mayor consenso social”. Para los colectivos opositores el consenso social, en asuntos religiosos, sólo es posible en regímenes totalitarios tipo “Teocracias”. Las religiones y sus símbolos no deben imponerse al conjunto de la sociedad. Así lo han entendido, aplicando principios laicos, las democracias más desarrolladas. Las creencias e imágenes religiosas son tan controvertidas (para unos objetos de adoración, algo divino; para otros, burdas supersticiones o herramientas de sometimiento) que lo más sensato es mantener neutrales a las Instituciones Públicas que nos representan a todas y todos.

Lo que el equipo de gobierno entiende por consenso bien puede interpretarse entonces como una imposición y discriminación hacia personas de otras creencias. Destacan además el "enorme impacto visual" que supone una escultura que por sus dimensiones "podría ser merecedora de entrar en un catálogo de bizarradas".

Contradicción socialista
Les resulta paradójico que el partido gobernante (PSOE), en su reciente 39º Congreso Federal, haya creado una Secretaría de Laicidad para luego practicar un ejercicio de incoherencia política de tan altas dimensiones como el monumento religioso que quiere imponer a la ciudadanía sanluqueña. Incoherencia la que tendrá que asumir, del mismo modo, la Delegación de Igualdad. La figura de “la virgen” ha sido utilizada para exaltar valores de sumisión para la mujer, dándole importancia superlativa a la virginidad femenina, intentando relegarla al servicio reproductivo-familiar. Las mujeres tienen un papel secundario en la jerarquía de muchas religiones, donde ni siquiera pueden oficiar cultos, y no digamos ser obispos o cardenales.

Exaltación de la vanidad
Además, la escultura que para algunos representa un sentimiento religioso (que, como decimos, debe circunscribirse a sus espacios privados) para otros no es sino una exaltación de la vanidad y la arrogancia, al estar representadas en ella las caras de los promotores de la escultura, y a la sumisión de los poderes públicos ante el poder económico. Nos consta que eso ha despertado enfados y contradicciones incluso dentro de la misma Hermandad del Rocío de Sanlúcar. Curiosamente, no hay ninguna mujer en la composición, cosa habitual en mentalidades machistas. Asimismo, también podría verse como una incitación a comportamientos irresponsables y peligrosos con menores, ya que se puede ver la figura de un niño que es llevado en volandas.

Hermetismo
Queremos denunciar además el hermetismo y la falta de rigurosidad con que el equipo de gobierno ha llevado el asunto, que entró en el Pleno Municipal de forma nada reglamentaria. Además, ante las peticiones de informes por parte de ediles de este Ayuntamiento, votadas por la ciudadanía, no se ha actuado con la diligencia y transparencia que se espera de un gobierno democrático. Se podría pensar que no se han elaborado de forma adecuada todos los informes necesarios para llevar a cabo la instalación. Hay muchas dudas en cuanto a demarcación de costas, sustitución de árboles y uso del suelo. Por otra parte, el mantenimiento y gastos de electricidad que generará esa instalación no deben correr a cargo de toda la ciudadanía.

Es frecuente que los lobbies religiosos, en su afán de aumentar sus prerrogativas y privilegios, quieran imponer sus dogmas y símbolos a toda la población. Desgraciadamente observamos como el Gobierno del PSOE somete claramente el poder civil al religioso. "En Sanlúcar, el nacionalcatolicismo no es cosa del pasado". Por todo ello, la Plataforma exige la inmediata paralización de la obra, que el Ayuntamiento abandone la idea de colocar una escultura que considera una ofensa a la libertad de pensamiento y al uso y disfrute igualitario de los espacios públicos, y no descartamos el uso de la vía judicial en caso de mantenerse esta actitud.